Curriculum europeo

El curriculum europeo es un modelo que se comenzó a utilizar el año 2004 en toda la Comunidad Europea, cuyo fin era la transparencia de las calificaciones y competencias. Como tal, tiene una estructura fija que se debe utilizar en todos los países que son parte de la Unión Europea, independientemente del idioma que se hable.

 

Los cuatro campos más importantes del curriculum europeo son la información personal, la experiencia laboral, la educación y formación y las capacidades y aptitudes personales, entre otros campos.

 

En el campo de la información personal, se debe poner el nombre (en el orden: apellidos, nombre), la dirección (con el siguiente orden: número, calle, código postal, localidad, país), el teléfono, el fax, el correo electrónico, la nacionalidad y la fecha de nacimiento (en el orden: día, mes, año).

 

El campo de la experiencia laboral en el curriculum europeo debe incluir las fechas (empezando por el trabajo más reciente e indicando desde cuándo y hasta cuándo se trabajó en ese cargo), el nombre y la dirección del empleador, el tipo de empresa o sector, el puesto o cargo en el que se trabajó y las principales actividades y responsabilidades. Para todos los cargos se debe añadir la misma información, por separado, en el mismo orden que se señaló más arriba.

 

Luego viene el cambo de la educación y formación. En este campo del curriculum europeo se debe incluir las fechas (empezando por el estudio más reciente e indicando desde cuándo y hasta cuándo se estudió), el nombre y tipo de organización que ha impartido la educación o la formación, las principales materias o capacidades ocupacionales tratadas, el título de la cualificación obtenida y el nivel alcanzado en la clasificación nacional. Para todos los estudios se debe añadir la misma información, por separado, en el mismo orden que se señaló más arriba.

 

En el curriculum europeo también hay que indicar las capacidades y aptitudes personales, que hayan sido adquiridas en la vida y en los estudios universitarios o profesionales, aún cuando no posean certificados ni diplomas oficiales. Entre estas se incluye el manejo de idiomas. En el curriculum europeo se debe indicar claramente el nivel de lectura, escritura y expresión oral de cada uno de los idiomas que se manejan y se debe indicar si el nivel es excelente, bueno o básico.