Carta de recomendacion

Una carta de recomendación es útil cuando un postulante está participando en un proceso de selección de personal en una nueva empresa. Por lo general, se utilizan en etapas más avanzadas del proceso, cuando el candidato ya ha pasado por varias entrevistas, pero también las cartas de recomendación se pueden utilizar desde el inicio del proceso de selección. En este segundo caso, una carta de recomendación debiera acompañar al curriculum y a la carta de presentación.

 

El objetivo de la carta de recomendación es presentar a nuestro posible futuro empleador lo que nuestro(s) anterior(es) empleador(es) ha(n) pensado u opinado sobre nosotros, tanto en términos laborales (con respecto a cómo hemos trabajado, si hemos cumplido con nuestras metas laborales, etc.) como en términos personales (en relación a si somos confiables, si tenemos iniciativa, si podemos trabajar en equipo, etc.). Por supuesto, la carta de recomendación debe hablar positivamente sobre nuestra persona. Si no es así, ésta no nos servirá, pues no cumplirá con el objetivo de abrir la posibilidad a ser contratados en un nuevo empleo. Como necesitamos que la carta recomendación hable bien acerca de nosotros, sólo podemos pedir cartas de recomendación a las empresas (en las que hayamos trabajado anteriormente) que tengan una imagen intachable sobre nosotros o tengan una excelente opinión sobre nuestro trabajo y persona. Si un postulante no tiene cómo conseguir una carta de recomendación que hable bien acerca de él, es mejor que no entregue nada.

 

Otro punto muy importante es quién firma la carta de recomendación. Cuanto más alto e importante sea el cargo de la persona que firma las cartas de recomendación, mejor para el candidato. No es lo mismo que una carta vaya firmada por el jefe del empleado a que vaya firmada por el gerente general de la empresa. Las posibilidades de conseguir ese trabajo tan anhelado son mucho mayores si la carta recomendación lleva la firma de una persona que ocupa un cargo alto en una empresa. Para lograr que, por ejemplo, nuestra carta esté firmada por el gerente general, tenemos que considerar que ésta es una persona muy ocupada y que no tiene tiempo para invertir en redacciones de cartas. Por ello, te sugerimos que prepares un borrador de la carta de recomendación, incluyas lo que quieres que se diga sobre tí, le presentes la carta a esta persona y que él o ella la firmen.