Como hacer una carta de presentacion

Antes de presentarte a un trabajo, es muy importante saber cómo hacer una carta de presentación, es decir, cómo debe redactarse, qué tipo de letra se debe usar, cómo deber ser su formato y muchas otras interrogantes de este tipo.

 

Entonces, ¿cómo hacer una carta de presentación? Para hacer una carta de presentación, lo primero que necesitamos es word o algún otro programa que sea procesador de texto para poder escribir lo que deseamos. Dado que la carta de presentación acompaña al currículum vitae, es importante que ambos tengan el mismo formato, lo que quiere decir que deben estar escritos con la misma letra y, ojalá, con el mismo tamaño de letra. Si entregas físicamente tu CV junto con la carta de presentación y no los envías por email, debes mandarlos en el mismo tamaño y tipo de papel. No es elegante si envías uno de ellos en tamaño carta y el otro en tamaño oficio.

 

Otro dato importante acerca de cómo hacer una carta de presentación que sea pulcra y correcta tiene que ver con el tipo de letra. Debes utilizar una letra que indique seriedad y, por lo general, los tipos de letras que se consideran más formales son Times New Roman o Arial. ¡No utilices esas letras que están llenas de adornos!

 

Otro punto esencial que debes tener en cuenta al escribir tu carta de presentación es la redacción y ortografía. Debes fijarte que esté bien escrita y que no presente faltas de ortografía, pues va en tu contra el hecho de que la carta de presentación no esté bien redacta o tenga errores ortográficos. Si la ortografía no es tu fuerte, pide ayuda a alguien cercano para que corrija los errores ortográficos, que se consideran como muy poco elegantes. Ayúdate también con la corrección ortográfica que está disponible en word. Este es un aspecto importantísimo sobre cómo hacer una carta de presentación.

 

Por último, otro elemento que debes tener en cuenta cuando hablamos acerca de cómo hacer una carta de presentación es la extensión de la misma. No escribas más de una hoja, dado que puede suceder que el empleador no tenga tiempo de leer algo muy largo y deseche tu CV sólo porque no tiene ganas de leer tu carta de presentación.